Se dibuja …

Un gris difuminado que mezcla ocre y verde conforme pisa la tierra blanda, el cielo mueve su rabia ante nosotros. Nos advierte. Se dibujan gotas sobre mis pies, charcos sobre mi vida, formas que desplazan su masa hacia el corazón de la tierra y dejan espacio a más formas. Se dibuja calma, frenética y contundente, estertor de presagios y fechorías, falsa calma, falso presente, falso aliento de tinta dibujando el mundo, esperanza que se desvanece al detener el reloj en la aguja de la reflexión; no te engañes, la ignorancia mata pero la verdad es más siniestra, cruel y fría, ¿con cual te quedas?.

Se dibuja lluvia, empapando sueños, ahogando palabras que quieren contar, ideas que quieren gritar. Se dibujan pisadas, lona hundida, dibujos fabricados con material de última generación por menores asiáticos que jamás recibirán la humanidad que les han robado, dibujos tatuados en la piel de colosos entre los hombres, elegidos por la estupidez colectiva, industria que vende supuestas virtudes iluminadas por focos artificiales, mientras esconde en la sombra las vergüenzas de una filosofía podrida. Los billetes tienen más alma que algunas, demasiadas, personas.

La tinta no se puede borrar, pero sí quemar y empezar otro dibujo. Llueve dando pasos por caminos empapados en recuerdos, cuidando no resbalar y caer en errores pasados, y llueve y llueve. Para bien o para mal, quedan páginas en blanco, el futuro está por dibujar.