vdv77

Menos da … ¿una piedra?

En el lugar adecuado, el momento oportuno, la legislación a favor de las personas (no en su contra como actualmente) y un poco de sentido común, una piedra puede dar, quitar y decidir mucho más que las palabras vacías de los personajes que nos rodean. No es una incitación a la violencia gratuita ni a la barbarie, es una llamada a la coherencia, a la dignidad de las personas y al deber de erradicar (o corregir) los defectos de nuestros semejantes. Y nunca mejor dicho, “semejantes”, porque está claro que no todos los seres humanos somos iguales, algunos prácticamente no son ni sienten como tal, son ellos, los “semejantes”, el objetivo de mi piedra, de mis palabras.

Una piedra, arcaico elemento al que tenemos acceso, de fácil manejo y visible resultado; una herramienta perfecta para tomar decisiones reales y aplicarlas en diferentes situaciones, superficies y texturas. El material que propició el primer gran avance tecnológico de nuestra historia, el que decidió quien tenía el poder y quien lo abandonaba, sobre el que se plasmaron los primeros símbolos, los primeros dibujos, nuestro arte más primitivo, el que fuera nuestro primer cobijo, …

De resistencia probada, diferentes componentes y capacidad para guardar historias del paso del tiempo. Un duro homenaje a la vida, un frío guardián de secretos. Un beso que firma sentencias de muerte, fracturando, aplastando o, sencillamente, ocultando la luz del sol a quienes deciden saltarse las normas.

El principal causante de la extinción de los grandes reptiles, de infinitos misterios, parte y forma de cuerpos celestes que viajan y golpean el planeta que pisamos.

Algo tan digno, ¿no merece un protagonismo a su altura?, no es por dar ideas pero …, ya sabéis, una piedra en tu mano, un bocazas mentiroso/ un político corrupto/ un ladrón desalmado/ un asesino despiadado/ un violador indolente, un poco de imaginación y … problema solucionado. Lo saneada que dejaríamos la economía, abonada la tierra y la tranquilidad que respirarían las personas (las buenas digo) en su vida cotidiana. ABRAMOS LA MENTE, AGARREMOS LA PIEDRA, TOMEMOS DECISIONES.

Lo dicho, sin incitar a la violencia, con dos dedos de frente, no dejemos que los “semejantes” nos hagan la vida imposible, una piedra, una simple piedra, bien usada, puede cambiar el futuro.

Se dibuja …

Un gris difuminado que mezcla ocre y verde conforme pisa la tierra blanda, el cielo mueve su rabia ante nosotros. Nos advierte. Se dibujan gotas sobre mis pies, charcos sobre mi vida, formas que desplazan su masa hacia el corazón de la tierra y dejan espacio a más formas. Se dibuja calma, frenética y contundente, estertor de presagios y fechorías, falsa calma, falso presente, falso aliento de tinta dibujando el mundo, esperanza que se desvanece al detener el reloj en la aguja de la reflexión; no te engañes, la ignorancia mata pero la verdad es más siniestra, cruel y fría, ¿con cual te quedas?.

Se dibuja lluvia, empapando sueños, ahogando palabras que quieren contar, ideas que quieren gritar. Se dibujan pisadas, lona hundida, dibujos fabricados con material de última generación por menores asiáticos que jamás recibirán la humanidad que les han robado, dibujos tatuados en la piel de colosos entre los hombres, elegidos por la estupidez colectiva, industria que vende supuestas virtudes iluminadas por focos artificiales, mientras esconde en la sombra las vergüenzas de una filosofía podrida. Los billetes tienen más alma que algunas, demasiadas, personas.

La tinta no se puede borrar, pero sí quemar y empezar otro dibujo. Llueve dando pasos por caminos empapados en recuerdos, cuidando no resbalar y caer en errores pasados, y llueve y llueve. Para bien o para mal, quedan páginas en blanco, el futuro está por dibujar.

27 días …

Todo lo que nos rodea se mueve por azar, pura improvisación. Algunos dirán que el destino está escrito, pero si es así, creo que el autor del de la mayoría es Edgar Allan Poe.

Supongo que sabéis (algun@ habrá que no) que una semana tiene siete días, y que tres es menos de la mitad de siete, ¿verdad?. Pues las posibilidades de que una persona te salve la vida durante uno de esos tres días de cada siete es muy muy baja, casi irrisoria, y sin embargo, sucedió hace poco.

El viernes 5 de febrero mi padre sufrió una parada cardio-respitatoria, lo que conocemos como “un infarto”. Una serie de circunstancias propiciaron el terrible desenlace; sobrepeso, apnea del sueño y unas pastillas para dormir que debió recetar el mismísimo Satán. Un cocktail inhumano que inhabilitó la ingesta de oxígeno en su cerebro, acumuló dióxido de carbono y derivó en una disfunción del corazón, una putada de las que la vida te regala de vez en cuando.  Por suerte para él (y para su familia e hijos, entre ellos yo) ese día era uno de los tres en que la chica de la limpieza (cuyo nombre no revelaré pero podéis llamarla “ÁNGEL DE LA GUARDA”) se pasaba unas horas por su casa y dejaba todo aseado. Ese día no pudo trabajar, pero salvó la vida a mi padre. No creo conveniente especificar lo sucedido después pero el caso es que conseguimos que llegara al hospital, lo estabilizaron (no sin mucho esfuerzo) y le indujeron a un coma para minimizar daños. Nos dijeron que debíamos esperar 24 horas y luego comenzarían a “despertarlo”, no sin antes advertirnos que ese despertar era una incógnita, que podía no hacerlo o hacerlo de forma que no volvería a ser el mismo nunca más. Fueron las 24 horas más largas de mi vida.

Puro azar, pura improvisación. Mi padre se despertó, asustado, entubado, monitorizado y en un lugar diferente de su cama, de su casa. Pero con plenas facultades mentales y físicas. O sea, con todas las letras, UN PUTO MILAGRO.

Con el paso de los días fueron haciéndole pruebas de corazón, pulmón, neuronales, etc, y él colaboró en todo para averiguar y superar el problema. Su caso era algo “diferente” de modo que los médicos le dedicaron una atención especial, necesitaban averiguar como una persona no fumadora, con hábitos bastante saludables y una vida sencilla y tranquila había podido sufrir un episodio semejante.

Las visitas en la UCI están controladas y no era mucho el tiempo que disponíamos para verle. Estuvo tanto tiempo que vimos llegar y marcharse a otros pacientes y sus familias, otras historias escritas por Poe, mientras él continuaba allí sin poder moverse, sin televisión, literatura o una ventana por la que poder mirar. Días de estrés de los que te obligan a re-estructurar todo lo que te rodea. Cada visita un cable menos, un dato más controlado, un poco más de libertad.

Cuando la mejora fue sustancial lo cambiaron de planta y su situación cambió de un control milimétrico a uno básico. Continuó colaborando y dejándose examinar por los profesionales de diferentes especialidades médicas militarmente, sin quejarse.

Cuando faltaban todavía algunas pruebas para terminar y ya con una fecha aproximada de salida me dijo, “sólo quiero salir ahí fuera para ver el cielo”. Llevaba veinte días sin poder ver la luz del sol, sin apenas poder moverse, viendo a sus seres queridos en un horario limitado y compartiendo espacio con personas muy enfermas. Demasiado tiempo viviendo sin vida. Su vía de escape era una pequeña radio con la que pasaba varias horas enterándose de lo que pasaba fuera de su habitación. Mucha información, pocas cosas. Yo le informaba de lo que veía, de la inutilidad de “nuestros” políticos y su ausencia de compromiso por las personas que vivimos y trabajamos en esta tierra, de las tonterías egocéntricas de Cristiano Ronaldo y su némesis en el deporte y deportista, no, Messi no, Stephen Curry; del pánico que da ese señor llamado Donald Trump y todavía más sus seguidores, de la dieta mediterránea, de la sonrisa etrusca, del volumen de trabajo que no me deja pasar todo el tiempo que desearía con mi mujer y mi hijo, de mi suegra que es una mujer de acero, de cosas triviales …

Y llegó el último día, el número 27. Un día soleado, muy primaveral, muy valenciano. Salió caminando al brazo de mi hermana, miró al cielo, nueve quilos menos lo contemplaban, algo más enjuto, mucho más vital. Tras más de una docena de pruebas los médicos decidieron que no era necesaria ninguna intervención quirúrgica, sólo un aparatito para dormir mejor (y evitar las apneas) y un compromiso, cuidarse y vivir. Y no volver hasta los cien años, pero sólo de visita.

27 días que han trastocado mi vida, mi trabajo, mi entorno. Mi padre entró con un halo de vida al hospital, algunos quilos de más, ningún gobierno ni presidente, y salió con unos quilos de menos, nuevos hábitos, fuerzas renovadas y ningún gobierno ni presidente. Puro azar, pura improvisación. Que grande eres Poe!!.

ROBAR EL ALMA A UNA SOMBRA

Es ese momento en que no tienes suficiente, ese haz que posa su luz sobre una rama, dibujando una sombra con forma de runas, de seres fantásticos, de figuras imposibles, sobre un mar ocre de brotes y hojas secas. Es cuando el tiempo se detiene, tu retina graba, no una escena, sólo un detalle, y decides que necesitas inmortalizar ese instante. Es cuando te sucede desde temprana edad, cuando tienes la imperiosa necesidad de gritar imágenes, susurrar colores, plasmar pensamientos y sueños. Es cuando descubres que te interesan más la sombra que el objeto que la proyecta, cuando decides que tu vida va a estar guiada por unos parámetros muy concretos.

De pequeño no me gustaban las fotografías de personas. Me dedicaba a gastar carretes y carretes con fotos de árboles, rocas, pájaros, señales de tráfico, asfalto, muros, charcos, … pero nunca personas. Pensaba que alteraban las escenas, querían robar el protagonismo a momentos que eran mágicos antes de su presencia. Demasiadas almas para tan pocos disparos.

Con el tiempo empecé a añadir a mis semejantes en cada escena, siempre huyendo de un formato tipo, siempre buscando una retorcida foto con el mundo acompañado de personas, nunca de personas en el mundo.

Para que vamos a negarlo, siempre he soñado con tener la oportunidad de vivir, fotografiar y sentir como los profesionales de National Geographic. Capaces de captar el color del dolor, la rabia y la energía frenética y salvaje. Siempre me ha gustado mirar, observar y captar ese momento que quizás nunca se vuelva a repetir, siempre he tenido alma de fotógrafo.

Ahora ese sueño me ha llevado a buscar esa incertidumbre en las personas, bien porque mi profesión me lo pedía a gritos o porque suponía un reto, encontrar esa energía primitiva en cada rostro, en cada gesto, intentar mostrar su lado más sencillo, su yo de verdad aplicado a una temática, buscando la forma en que cada persona interpreta un papel, siempre el mismo pero siempre diferente. Ese es el proyecto Ella es Ángel & Diablo. Su concepto. Ni más ni menos.

Mi profesión no siempre me lo permite, pero si puedo, intento buscar ese momento para detener el tiempo, observar y captar alguno de esos instantes que nos regala la vida, robar el alma a una sombra, hacer click y ver el resultado, y a veces … es muy sorprendente.

Desde mi ventana

Desde mi ventana, piedra sobre cráneo es sinónimo de justicia, un cartel de SE ALQUILA, SE VENDE, SE TRASPASA, infinitos muros desnudos, hormigón gris que jamás besará el spray para dibujar una verdad, pero sí llenarán de mierda Arco con revolucionarias visiones de iluminados colegas de la gente con poder.

Desde mi ventana, las palomas envenenan azoteas y asfalto, viciando el aire, sembrando dudas, la única verdad es la gran mentira en que se asienta la sociedad, y cada uno la hace suya a su antojo. El tuerto es el rey en el país de los ciegos. Una broma de mal gusto, la economía y empleo crecen dentro del televisor, pero nunca salen. Ciudades fantasma donde las familias perdieron un techo para que el Estado alimentara su ego, su vergüenza, su patria.

Read More

Los tomates … ¿son más rojos en Marte?

La otra noche estaba pensando, ¿como sería tener un huerto en el espacio?, ¿si plantas tomates en Marte … serán más rojos? …

Veamos, por un lado, el hindú Satish Kumar, fundador y director del programa Shumacher College, centro internacional de estudios de ecología, y editor de la revista Resurgence & Ecologist, lleva años intentando insertar la ecología como parte prioritaria de la economía mundial. O sea, conseguir que la ecología y la economía se equiparen, o mejor aún, que se unan formando un mismo concepto (etimológicamente son muy similares).

Read More

Dibusurrealismo: una amenaza para la humanidad

¡¡Me encanta el título que le he puesto al post!!!, ¿a que acojona? …

Nos espera un futuro excéntrico, rarito de la hostia. Imaginad un perro sin forma de perro cuyo mejor amigo es un ser humano sin forma de ser humano …, es fácil, se llaman Finn y Jake y son los protagonistas de “Hora de Aventuras”, una de las series más frikis y de mayor éxito infantil en la actualidad. Lo mejor de todo son los guiones, rebuscadillos y muy surrealistas, vamos, como la mamonada de Bob Esponja pero todavía más excéntrico. El Dibusurrealismo ha invadido las mentes tiernas e inocentes de nuestros retoños, los niños de hoy serán los bichos raros del mañana, … ¿¿o no??

Read More

Por el poder de Grayskull … creo en la Navidad

Luces rojas, verdes y plata que inundan las calles, bolsas de recargados diseños y grandes proporciones en las manos de personas estresadas, mirando el reloj con sopor, adornos añejos y barrocos que abarcan hasta el menú en los restaurantes. El minimalismo huye despavorido cuando llegan estas fechas, sabedor de que tres tipos en camello y un gordo con su séquito de renos ha puesto precio a su cabeza …

Es cierto que la Navidad es una fecha especial, para algunos (iluminados ellos) por indicar el nacimiento de Jesús de Nazaret, para otros por reunirse con familiares que a penas ven durante el resto del año, para mi, sin duda, porque fue cuando me regalaron mi primera figura de Darth Vader y …, todavía me emociono, el Castillo de Grayskull!!!.

Read More

Jubilarme para empezar … a currar

Se que nunca llegará ese día, que es una utopía fumada y sin piloto al volante, pero si algún día, si algún onírico día pudiera jubilarme … trabajaría más que nunca.

Imagino que como casi toda la sociedad pedimos ciertas “condiciones” a la vida para tener una excusa y no conspirar contra ella. Por el simple hecho de nacer pensamos que la madre naturaleza debe concedernos algunas licencias, cosas sencillas: tener salud, ser felices, muchas amistades, descendencia, sentirnos realizados con nuestro trabajo, … conseguir ciertos objetivos.

Read More

La Lámpara y la Herradura

No había niebla, ninguna aureola de misterio envolvente, era un día como otro cualquiera, soleado y con esa brisa mediterránea fresquita que parece empapar tu cara de mar; el chico, de unos 14 años, había bajado a dar un paseo por el barrio, ver si habían recibido algunos CD’s nuevos en la tienda, echar un vistazo a los cómics de la otra tienda y comprobar si estaba disponible la película que quería alquilar en el Blockbuster (sí, a principios de lo 90 todavía existía; sí, se compraban CD’s habitualmente y sí, los cómics; bueno, eso sigue igual que ahora).

Read More
Página 1 de 212