Desde mi ventana

Desde mi ventana, piedra sobre cráneo es sinónimo de justicia, un cartel de SE ALQUILA, SE VENDE, SE TRASPASA, infinitos muros desnudos, hormigón gris que jamás besará el spray para dibujar una verdad, pero sí llenarán de mierda Arco con revolucionarias visiones de iluminados colegas de la gente con poder.

Desde mi ventana, las palomas envenenan azoteas y asfalto, viciando el aire, sembrando dudas, la única verdad es la gran mentira en que se asienta la sociedad, y cada uno la hace suya a su antojo. El tuerto es el rey en el país de los ciegos. Una broma de mal gusto, la economía y empleo crecen dentro del televisor, pero nunca salen. Ciudades fantasma donde las familias perdieron un techo para que el Estado alimentara su ego, su vergüenza, su patria.

Desde mi ventana, arte y artista no hablan el mismo idioma, ya se encarga el consejo de sabios de revistas de moda y blogs de personas a las que se les apareció Dios dotándoles de la verdad sobre la vida. No importa si poniente o levante, monarquía o república, nunca sopla a gusto de nadie.

Desde mi ventana, la esperanza sigue siendo una bonita palabra cuyo eco se debilita, una invitación a cerrar los ojos y seguir caminando descalzo hasta atravesar la niebla, paso a paso, procurando no tropezar ni topar con brasas todavía encendidas. Una quimera de tenue recuerdo donde se alojan los viejos sueños mientras los nuevos todavía andan perdidos.

Desde mi ventana, el mar de mercurio y radiación baña cada pez dotándolo de nuevas texturas; delicados placeres para el paladar diseñados en laboratorio, una delicia!!.

Desde mi ventana, es más fácil ver lo que pasa a que te lo cuenten los medios, no vaya a ser que se equivoquen en algún detalle, o, cosa impensable, tergiversen lo sucedido.

Desde mi ventana, sienta mal la verdad, compañeros, amigos, familia, todos son menos cuando la necesidad es más.

Desde mi ventana sólo hay un parque, niños que juegan, perros que pasean a sus amos y pájaros de largas plumas que posan sus vidas sobre las ramas de pequeños árboles, todo lo demás, está detrás.